Sociedades inactivas: ¡a presentar el impuesto sobre sociedades!

Tenemos el deber de informarte de que están obligados a presentar la declaración del impuesto sobre sociedades todos los contribuyentes del mismo, con independencia de que hayan desarrollado o no actividades durante el período impositivo y de que se hayan obtenido o no rentas sujetas al impuesto. Aunque la entidad esté inactiva, no se exime al contribuyente de la obligación de presentar la declaración.

Los contribuyentes del impuesto sobre sociedades serán gravados por la totalidad de la renta que obtengan, con independencia del lugar donde se hubiere producido y cualquiera que sea la residencia del pagador.

Excepciones

  • Entidades declaradas totalmente exentas por el artículo 9.1 de la Ley del impuesto sociedades (el Estado, comunidades autónomas, entidades locales…).
  • Las entidades parcialmente exentas por el artículo 9.3 de la Ley del impuesto sobre sociedades. Es decir, entidades sin ánimo de lucro que no superen los 75.000€ anuales, que los ingresos a rentas no exentas no superen los 2.000€ euros anuales, o comunidades titulares de montes vecinales en mano común respecto de aquellos períodos impositivos en que no tengan ingresos sometidos al impuesto sobre sociedades, ni incurran en gasto alguno, ni realicen las inversiones que dan derecho a la reducción en la base imponible específicamente aplicable a estos contribuyentes.

SISTEMA DE INCENTIVOS BONUS

El día 1 de Abril se pone en marcha el sistema de incentivos BONUS, consistente en reducciones de las cotizaciones por contingencias profesionales.

Las empresas que hayan contribuido eficazmente a la disminución de la siniestralidad laboral, con inversiones cuantificables en prevención de riesgos laborales y con la realización de actuaciones efectivas en la prevención del accidente de trabajo y la enfermedad profesional, pueden solicitar a sus mutuas de Accidentes de trabajo y enfermedades profesionales la reducción de las cotizaciones por contingencias profesionales, correspondientes al ejercicio 2015.

El plazo para la presentación de solicitudes finaliza el 15 de Mayo de 2016.

NOVEDADES EN LOS CONTRATOS DE FORMACIÓN

Creado tras el RD 488/1998, de 27 de Marzo, el contrato de formación y aprendizaje  ha sufrido modificaciones con la finalidad de promover e incentivar la contratación de jóvenes menores de 30 años. Valorado por ser un instrumento efectivo para la inserción laboral de los jóvenes, es una de las apuestas del Gobierno tras la reforma laboral.

El tipo de contrato trae consigo importantes ahorros en los costes de ámbito laboral, al estar bonificado íntegramente tanto la formación que recibe el empleado, como las cuotas a la Seguridad Social.

A partir de enero de 2016, se introducen cambios, entre los que cabe señalarse:

  • La actividad formativa de los nuevos  contratos para la formación y el aprendizaje  es reglada, y  va dirigida a la obtención de certificados de profesionalidad, con un nivel académico similar a un FP.
  • Al no haberse producido una nueva prórroga que permita la celebración de contratos para la formación y el aprendizaje en modalidad a distancia, la actividad formativa de los contratos de formación dirigida a la obtención de certificados de profesionalidad, se deberá impartir obligatoriamente en modalidad presencial o teleformación.
  • Al ser un título oficial el que obtendría el trabajador si supera la formación, el SEPE vigila el cumplimiento de todos los aspectos relacionados con ésta, así como la participación activa por parte del alumno.
  • La contratación de empleados requiere autorización previa del SEPE. Antes de realizar cualquier contrato de formación, se deberá solicitar la autorización pertinente con un mes de antelación a la fecha prevista de inicio del contrato, y que durante este periodo no podrá darse de alta el contrato de formación ni en la Seguridad Social ni en el SEPE.

En el caso de los contratos de formación celebrados antes del 1 de enero de 2016,  continuarán gestionándose bajo la normativa vigente sobre la que se concertaron.