Novedades sobre la protección por cese de actividad para los trabajadores autónomos

El Proyecto de Ley de Mutuas, desde el pasado agosto en trámite parlamentario, modifica el régimen jurídico del sistema de protección de los trabajadores autónomos frente al cese de actividad, regulado en la Ley
32/2010. Con las medidas pendientes de aprobación, se persigue suavizar los requisitos y formalidades que en la actualidad se exigen y que impiden en la práctica el legítimo disfrute del derecho, así como para ampliar su ámbito a beneficiarios excluidos del mismo y que sin embargo se encuentran en la situación de necesidad.

OBLIGATORIEDAD DE LA COBERTURA

Se establece la obligatoriedad de su cobertura, lo que por otro lado es más coherente que el imponer indiscriminadamente la carga de la protección obligatoria en aras de que se esté de alta o no en las contingencias profesionales o de accidente de trabajo.

Se prevé que la obligación de cobertura de contingencias profesionales sea regulada por normas de la Seguridad Social según aconsejen las características de la actividad.

SITUACIÓN LEGAL DE CESE DE ACTIVIDAD

Autónomos corrientes

El cese de actividad podrá ser definitivo o temporal. Se encontrarán en situación legal de cese de actividad todos aquellos trabajadores que cesen en el ejercicio de su actividad por alguna de las siguientes causas:

  • Concurrencia de motivos económicos, técnicos, productivos u organizativos determinantes de la inviabilidad de proseguir la actividad económica o profesional.
  • Pérdidas de derivadas del desarrollo de la actividad que determinen un resultado negativo negó en las cuentas de cierre del ejercicio o bien al momento de cese de la actividad. Al efecto se computarán los ingresos y gastos de un año completo, excluido el primer año de inicio.
  • Ejecuciones judiciales o administrativas tendentes al cobro de las deudas reconocidas por órganos ejecutivos, que comporten al menos el 30 % de los ingresos del ejercicio económico inmediatamente anterior.

 Declaración judicial de concurso

  • Fuerza mayor determinante del cese.
  • Pérdida de la Licencia Administrativa para el desarrollo de la actividad.
  • Cese por violencia de género.
  • Los familiares que ejerzan funciones de ayuda familiar en el negocio que hayan cesado involuntariamente, así como el cónyuge que ejercía esas funciones y que a consecuencia del divorcio o separación de su titular finalice las mismas.

Autónomos económicamente dependientes

Se encontrarán en situación legal de cese de actividad los trabajadores autónomos económicamente dependientes en los que sobrevenga cualquiera de las causas anteriormente descritas, en los siguientes supuestos:

  • Terminación de la duración convenida en el contrato o conclusión de la obra o servicio.
  • Incumplimiento contractual grave del cliente, debidamente acreditado.
  • Rescisión de la relación contractual adoptada por causa justificada o injustificada por el cliente (Ley 20/2007 del Estatuto del Trabajador Autónomo)
  • Muerte, incapacidad o jubilación del cliente, siempre que impida la continuación de la actividad.

La situación legal de cese actividad, será de aplicación a los trabajadores autónomos que carezcan de reconocimiento de económicamente dependientes, y no declarados como tal, siempre que se pueda acreditar que el nivel de ingresos procedentes de un mismo cliente, será al menos del 85 % de sus rendimientos por trabajos o actividad económicas o profesionales.

Cargos de consejeros o administradores de sociedades

En estos casos, la situación legal de cese de actividad, se producirá cuando cesen involuntariamente en el cargo o en la prestación de servicios a la sociedad y, en todo caso, finalice la actividad personal y retribuida que originó el alta.

REQUISITOS MÍNIMOS PARA EJERCITAR LA PRESTACIÓN DE CESE ACTIVIDAD

  • Estar afiliados y en situación de alta en el Régimen de Autónomos.
  • Hallarse al corriente en pago de cuotas a la Seguridad Social. Si en la fecha de cese no se cumpliera este requisito, se invitará al pago para su regularización en el plazo improrrogable de 30 días naturales. La regularización del descubierto producirá plenos efectos para la adquisición del derecho a la protección.

 

EFECTOS DE LA PROTECCIÓN Y FINANCIACIÓN

• La protección por cese de actividad se financiará exclusivamente con cargo a la cotización por dicha contingencia. La fecha de efectos de la cobertura comenzará a partir del primer día del mismo en el que sea Formalizada.
SITUACIONES NO CONSIDERADAS

  • Ceses de actividades voluntarias.
  • Autónomos económicamente dependientes o asimilados, que tras cesar su relación con el cliente y percibir la prestación por cese de actividad, vuelvan a contratar con el mismo cliente en el plazo de un año, a contar desde el momento en que se extinguió la prestación, en cuyo caso deberán reintegrar la prestación recibida.

TIPO DE COTIZACIÓN

El tipo de cotización de la protección por Cese de Actividad, se establecerá en los Presupuestos Generales del Estado, y será entre un 2,2% y un 4 %, recaudado por la Tesorería General de la Seguridad Social conjuntamente con el resto de las cuotas del autónomo.

 

DURACION y CUANTÍA DE LA PRESTACION ECONOMICA

No se especifican cambios en esta materia en el Proyecto de Ley, por lo que reproducimos lo que hoy en día se encuentra en vigor:

La cuantía será del 70 % de la base reguladora de la prestación económica por cese de actividad (promedio de las bases por las que se hubiera cotizado durante 12 meses continuados e inmediatamente anteriores a la situación).

Leave a comment